26 Feb La parábola del tesoro escondido

El reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo.

Mateo 13:44
[hr]

Aún hoy, en tiempo de guerra se entierran objetos de valor para que no caigan en manos enemigas. En esta parábola de Mateo 13 un hombre halla tal tesoro enterrado en un campo. ¿Qué enseñanza nos da este texto?

El hombre que vendió todo alude al Señor Jesús, quien era rico, pero que por amor a nosotros se hizo pobre, se humilló a sí mismo y vino a ser un siervo. El tesoro es una imagen de la Iglesia de Dios, el conjunto de los salvados, constituido por numerosas almas que hasta ahora estaban perdidas. Sin embargo el Señor fue tras ellas hasta encontrarlas.

El campo es el mundo” (Mateo 13:38), había explicado el Señor anteriormente. Desde siempre Dios es el legítimo dueño de la creación, pero Satanás se apropió del mundo. Como hombre, el Señor volvió  a conquistarlo de mano del “príncipe de este mundo”. Para esto dio su vida en la cruz del Gólgota y arrebató su presa al diablo. La alegría que experimenta el hombre después de haber hallado el tesoro nos recuerda que el Señor Jesús sufrió la cruz “por el gozo puesto delante e él” (Hebreos 12:2).

En la parábola, el tesoro permanece oculto en el campo; pero no es el lugar más adecuado para conservarlo. Vendrá el momento cuando los salvados alcanzarán su verdadero destino, porque el Señor dijo: “Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo” (Juan 17:24).

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.